Amas y esclavas (2)

www.mirales.esOs dejamos aquí el texto completo del reportaje en la Revista MíraLES sobre la fiesta. Las fotos, espectaculares, son de Zoe R. y el estilismo, de Akhesa, bien conocida por su labor en las fiestas y eventos fetish y bdsm de LDF.
[texto de MIRALES]
Dos veces al año se dan cita en Madrid y una capital de provincia las mujeres que quieren “jugar”. Las que quieren jugar con sus cuerpos, sus fantasías, sus fetiches, sus roles, sus miradas. O simplemente descubrir cosas nuevas. ¿Te lo vas a perder?
La primera vez que a Carolina le ataron las manos al respaldo de una cama tenía 16 años. Le sorprendió y le gustó la sensación de estar desnuda, frágil, abierta e inmóvil. Su amante tenía en ese momento diez años más y era la hábil hermana mayor de una de sus compañeras del colegio. Hábil, porque había sido capaz de intuir en la tímida y poco habladora Carolina, la curiosidad y las ganas de probar el cuerpo de una mujer.
www.mirales.esA las manos atadas siguieron los ojos vendados. El no tener acceso visual a lo que sucedía sobre su piel, le hacía a Carolina estremecerse hasta con el contacto de la yema de los dedos. Tirones de pelo, mordiscos muy bien posicionados, para no ser descubiertos en las duchas después de los partidos de baloncesto.
“Tuve la suerte de que mi primera chica tuviera mucha experiencia y me enseñara cosas que, a mi edad, mis amigas no conocían. Ellas estaban en los polvos rápidos con los pantalones hasta la rodilla, en los clítoris triturados por las caricias torpes de los chicos. Yo fui inducida [a nosotras nos gusta pensar que pervertida] con elegancia y pericia. Esta mujer me quitó la vergüenza y me hizo descubrir el mundo del BDSM”, cuenta Carolina.
El BDSM engloba prácticas diversas como el fetichismo de tacones, cuero, lencería. También son frecuentes los juegos de rol. Desde los más comunes juegos de amantes personificando a la enfermera y a la paciente, la profesora y la alumna, hasta los de la perrita y la dueña, el ama y la esclava.