Amas y esclavas (y 3)


www.mirales.es
Las “madrinas”, o “monitoras de mazmorra”, como se define a quienes reciben a las mujeres en la entrada, ayudan a las nuevas y a las indecisas a encontrarse con sus deseos. A determinar si les gustaría probar algo o sólo tomar una copa.
“Yo soy monitora, recibo a la gente, todo de muy buen rollo, hay risas, cosa que no se cree porque se piensa que es un entorno muy oscuro. Las chicas nuevas si quieren pueden probar cosas, como ponerse unos guantes de látex, usar unas esposas. Hay muebles, esposas, muñequeras, hasta un sling, columpio para follar”, relata Dita.
 “En la cabeza es el único lugar donde pueden cumplirse todas las fantasías”, cuenta Carolina, que después de sus experiencias en la adolescencia formó un grupo de mujeres para compartir experiencias de dominación y sumisión. “Porque hay muchas que cuando has querido llevarlas a la práctica te das cuenta que se viven mejor dentro de ti que fuera. De todas maneras ya tengo el cuerpo acostumbrado a la libertad. Me cuesta congeniar con una mujer llena de prejuicios o inseguridades. Después de estar tantos siglos constreñidas creo que todas, por principio, debemos ser libres, sobre todo sexualmente”.
Y hasta aquí el reportaje en MíraLES... pero lo mejor está por llegar, este 24 de noviembre en el ATTACKBAR Madrid podrás ir y (ad)mirar por primera vez a decenas de mujeres en una fiesta de sexo, cruising, fetichismo, bdsm, perversiones... para todas, chicas y transssss ¡¡el muerto al hoyo y el bibo al bollo!!